París es conocida por ser el hogar de pintorescos canales, que se han convertido fácilmente en una atracción turística, por derecho propio. Lo que la mayoría de los turistas no le dirán es que la mayoría de estos canales son sucios y humeantes, con años de contaminación.

Poco a poco, las autoridades parisinas han tratado de convertir estos cuerpos de agua sucios en el oasis limpio que se merecen y comenzaron con el Canal Saint-Martin, que no se ha limpiado desde hace 15 años.

1. Este es el aspecto que suele tener el canal

El canal está bordeado de árboles a ambos lados, lo que nos hace pensar que esta podría ser una maravillosa imagen de la ciudad, claro, siempre y cuando el agua se vea limpia, claro está.

Una vez que las autoridades parisinas han puesto en marcha el plan de limpieza de los canales increíblemente contaminados de la ciudad sólo nos queda preguntarnos ¿Qué escondes, canal misterioso?

. Comenzando

Antes de que comenzara el proceso de drenaje y limpieza, los trabajadores tuvieron que crear una represa temporal para seccionar el área. La paz del canal se arruinó en cuestión de minutos con la maquinaria pesada y las grúas.

Podemos asumir que docenas de tipos fuera de cuadro están murmurando: “Soy lo suficientemente grande para levantar esto”.  Viendo el tamaño de las losas, todos podemos decir con seguridad que no eran lo suficientemente grandes para la tarea, no importa lo que dijeran.

. Drenaje

Una vez que el agua fue zonificada a través de la presa improvisada, lentamente comenzó el proceso de drenaje. Los trabajadores se aseguraron de no drenar completamente el agua y dejaron un poco de agua por una razón muy específica y reflexiva.

Sí, las aguas parisinas contenían algunos peces valientes. Los trabajadores tenían que entrar al canal y cuidar de la vida salvaje acuática, que residía en las aguas turbias. No hay necesidad de tecnología avanzada aquí, ya que utilizaron la forma tradicional de agarrarlos a mano con redes largas.

4. Y transportarlos con total seguridad

No es común tener que transportar más de 4,5 toneladas de peces vivos a otro medio ambiente. Y menos común es que estos peces provengan de aguas realmente contaminadas.

Las diferentes especies serán clasificadas, contadas y liberadas una vez que se haya realizado un análisis sanitario. Esperamos que no haya ninguna mutación extraña, como peces con tres ojos…

·5. …para registrarlos

Después de capturar y transportar los peces, ¡hay que contarlos! Por extraño que parezca, el trabajo de los trabajadores era enorme, hicieron un censo, pero con peces. ¡¿Lo imaginas?!

Si bien estamos en las cifras, es importante señalar un hecho sorprendente: !los trabajadores encontraron una carpa de más de 20 kilogramos en el Canal de París! Y muchas otras cosas…

6. Descubrimientos profundos

Con los peces, almacenados de forma segura, el proceso de limpieza finalmente comienza. Los trabajadores experimentados son muy conscientes de todas las cosas espeluznantes y misteriosas que uno puede encontrar en el fondo del canal, pero incluso ellos no estaban preparados para este descubrimiento…

Recuerda, que este Canal no había sido limpiado en varios años y tenía que soportar lo peor y mejor de París. El hecho de que se le drenara menospreciaba algunos de sus secretos, que había estado escondido durante bastante tiempo y aturdía a todo el mundo.

. Un poste de tráfico

El gran clásico de clásicos. El conocido cono utilizado para desviar el tráfico o para rodear el trabajo. Es decir, se encontraron muchos objetos de construcción en el canal a lo largo de su limpieza.

A veces son arrastrados por el viento, a veces son arrojados al canal intencionadamente por los jóvenes parisinos que regresan a primera hora de la mañana. Uno nunca sabe realmente.

. Un carrito de supermercado

Esta vez, el equipo de mantenimiento descubrió este cadillac en el Canal de París. Parece que ha estado aquí mucho tiempo. Sólo nos queda preguntarnos ¿Cuál es su historia? ¿Cómo terminó aquí?

Estas preguntas son a menudo las que se hace cuando ve un objeto inusual en las áreas comunes. Y no te has quedado sin sorpresas, tan sólo espera a ver qué es lo que viene acontinuación.

9. Una silla de oficina

¿Imaginas cómo llegó este objeto aquí? A nosotros se nos ocurre que algún despistado oficinista pudo estar un poco aburrido y quiso meterle candela a su vida laboral pero algo salió mal.

O también ¿te imaginas la escena en la que el caballero o la dama lleva su silla de ruedas hasta el puente y la tira delante de todos? O un Afterwork bien regado y degenerado, ¿quién sabe?

10. Bicicletas…

¿Qué hacer con tu Vélib cuando no hay más espacio en los soportes en la parte inferior de la casa? ¿Ir a dar otro paseo o ir al siguiente vecindario para encontrar uno? ¡Oh, no, no soy perezoso!

Aparentemente cuando la gente se hace esa pregunta, la respuesta puede no ser tan obvia y deciden tirarla al canal. No sabemos por qué es que la gente piensa que esta es una buena opción.

11. Más bicicletas..

Resulta que la mayoría de ellas se encontraban en la misma zona geográfica, es decir, en los distritos 5º y 6º de París. Esto parece ser un caso digno de Scherlock Holmes y sus poderes detectivescos.

. … Y aún más bicicletas…

De hecho, lo más sorprendente es la cantidad de estas bicicletas de autoservicio que encontramos en el río. Parece que alguien tendrá que pagar una buena suma por las multas de servicio.

Se recuperaron un centenar de Velibs durante los procesos de limpieza, para ser más precisos, exactamente 98 modelos. Impresionante, ¿verdad? No tanto como los objetos que siguen…

13. Algunas mesas al revés

Parece que este canal no era sólo un lugar acogedor para pasear, sino también un basurero para los residentes locales. En esta imagen, se pueden ver varias mesas descansando tristemente en el fondo del canal sucio.

Nos sorprende lo perezosa que puede ser la gente, eso claro sin mencionar lo desconsiderada, ya que arrojar objetos de un verdadero gran tamaño no es para nada algo común.

14. Todo y nada

¡Te lo dije, un Ikea de verdad! Aquí encontramos una base de colchón, una silla y una bolsa de compras. ¿Pensando en armar los muebles de tu casa? Tal vez sólo debas ir a los canales de París.

De hecho, podemos imaginar que después de dañar o romper un mueble, la gente no intenta repararlo, ni siquiera llevarlo al centro de eliminación de residuos. ¡Tíralo al río, es mejor idea!

15. Un diablito

El último elemento del departamento “hogar” es un carrito de la compra o quizás un carrito de mano. Una herramienta indispensable si quieres mover cosas de gran tamaño sin mucho esfuerzo.

Imaginamos que el objeto que se iba a transportar nunca llegó a su destino. Puede parecer extraño encontrar tales objetos en el canal, pero no es nada comparado con lo que sigue…

16. Scooters

Después de los cientos de Velibs o bicicletas, los trabajadores encontraron máquinas más grandes: scooters. Increíble ¿no? Lo sé, para nosotros también es algo que no nos parece fácil de creer.

Realmente nos preguntamos cómo terminaron estas dos allí. Pero sobre todo, ¿por qué no se desechan en un lugar adecuado en lugar de estar en el fondo del canal? ¿Qué le pasa a esta gente?

. Una pila de bicicletas

Así es, amigo, y seguimos. Después de encontrar una bicicleta, dos bicicletas, están los montones de bicicletas. Un fenómeno muy extraño que hizo reaccionar a los habitantes de París.

“Es como una especie de extraño tesoro submarino… No puedo creer cuántas Velib hay ahí dentro. Supongo que fueron robadas y tiradas después. Es extraño,” dijo un local al periódico The Guardian después de que el canal fue limpiado.

18. Un bloque de… no sabemos realmente

Mucho misterio en esta historia… un enorme bloque de hormigón en el fondo del Canal de París. Esto es más preocupante. Qué pasa con los parisínos, qué piensa, ¿que este canal es como un agujero negro?

De hecho, al reflexionar, uno se pregunta si no sería una muestra de las piedras “Numerobis” que fueron lanzadas en el Nilo bajo las órdenes de Amonbofis, esta puede haberse perdido en el camino.

19. Una lata de cerveza

Uno se pregunta por qué este hallazgo no ocurrió en las primeras tomas de los primeros objetos encontrados, porque realmente es tan común que es de las primeras cosas que uno piensa encontrar en un río o canal.

Miles de pequeños objetos, especialmente latas de cerveza, son arrojados a ríos, mares y océanos todos los días. Las personas realmente no se dan cuenta que todos estos objetos pueden ser reciclados.

20. Un montón de botellas viejas y metal retorcido

Así es, continuamos con una muestra de la pereza de las personas. Arrojan toda esta basura al agua, como si creyeran que serán descompuestos por el agua. Bueno, eso sería mucho pensar.

El canal está situado en una de las zonas más concurridas de París. Y algunos idiotas tiran sus botellas vacías de plástico al agua. No hay respeto por la naturaleza. ¡Bien hecho, idiotas!

21.En resumen, el Canal de Saint-Martin es un museo del horror

En esta imagen, como en las otras que hemos visto a lo largo de todo el artículo, podemos ver claramente que el Canal de París es similar a un tenebroso museo del horror o a un vertedero.

¿Es realmente más cansado tirar todos estos objetos por encima de los puentes o en el borde de los muelles que ir a un cubo de basura o a un lugar adecuado? ¿Qué mundo dejaremos a nuestros hijos y a las generaciones futuras?

22. La moraleja de la historia

Lo único que nos queda por comentar es que esperamos que puedan aprender la moraleja de esta historia. Aquí les va: No importa cuán conscientes podamos ser de la contaminación, siempre habrá gente a la que no le importe.

Incluso si obtenemos fotos interesantes de ellos, debemos dejar de tirar nuestros desechos a los ríos y océanos. Con el paso de las décadas, la basura se acumula. Este canal es un pequeño ejemplo de un fenómeno global.

23. ¡Sé limpio!

Vamos, que no estamos pidiendo que seas la persona más pulcra del mundo. Sólo les estamos pidiendo un poco más de consciencia, porque lo que sucede aquí es que se comienza a afectar el ecosistema terrestre.