Piedras en el riñón: el sencillo ‘truco’ para evitar la aparición de los cálculos

Todo aquel que ha sufrido de una piedra o un cálculo en el riñón, sabe perfectamente la molestia que eso genera. Ahora que llega el verano, es más frecuente que las personas se encuentren en esta situación. Debido a que el calor y la ausencia de hidratarse pueden ser factores importantes para generar este problema de salud.

Cálculos renales

Se conoce que el protagonista de la mayoría de las consultas de urología, son los cálculos renales. A pesar de ser un problema de salud no causa daños graves ni permanentes, inclusive es un porcentaje del 10% de la población que en algún momento puede sufrir de una piedra en el riñón.

En los últimos años este ha sido un problema cada vez más frecuente. Pero no solo eso, sino también se ha visto cómo puede presenciarse en la infancia y adolescencia, cuando anteriormente solo afectaba a las personas mayores.

Afecta más al varón

Los cálculos renales son más frecuentes en el hombre a una edad media-alta, aunque es más difícil para ellos expulsarlos. Estas piedras pueden afectar desde la vejiga hasta los riñones, o cualquier otra parte de las vías urinarias.

Normalmente se componen por calcio, fosfato, ácido úrico, oxalato. Las más comunes son las de calcio y ácido úrico, mientras que estruvina y cisteína, son poco frecuentes. La persona  sabe que tiene un cálculo cuando comienzan los dolores, ya sea lumbar o dolor intenso en la zona de los riñones.

No son los únicos síntomas, es frecuente que el color de la orina cambie a rosado, marrón o rojo, o la misma sea con sangre. Las ganas de ir al baño también aumentan, sin olvidar el vómito y las náuseas. Los síntomas pueden variar si existe infección, añadiendo la fiebre o los escalofríos.

El 70% de los cálculos renales pueden expulsarse con una buena hidratación, con agua sin minerales. No obstante el otro 30% suele complicarse, debido al tamaño del cálculo, por ello en ocasiones se realizan tratamientos médicos y quirúrgicos.

Manera para prevenir los cálculos

La manera más sencilla de prevenir los cálculos es tener una dieta saludable y balanceada, baja en calcio y en sal. De igual manera, se recomienda tener una buena hidratación. La misma puede basarse en ingerir 1,5 litros de agua diarios, sin embargo por el verano, se recomienda ingerir 2 litros.

Es fácil comenzar a prevenir los molestos cálculos o piedras en el riñón, sin medicamentos ni tratamientos. Solo con una buen dieta y con una gran cantidad de agua, para mantenerse siempre hidratado.

 

Leave a Reply