Header Dynamic Script DFP Dynamic Script
Actualidad

La ciencia advierte que trabajar más de cuatro horas al día nos hace menos felices

Hoy en día, está muy en boga el debate sobre la jornada laboral de cuatro días a la semana. Diversos estudios científicos avalan que la productividad no es directamente proporcional al tiempo empleado.

Son muchas las empresas que ya tienen implantada en su organigrama, una jornada laboral de cuatro días a la semana. Estas empresas están cada vez más convencidas, que sus empleados son, más eficientes y más productivos. Al mismo tiempo, los empleados están más satisfechos con su empresa.

Pero además, hay estudiosos del tema, que están trabajando en una antigua teoría, por la que se creía que la eficiencia máxima de un trabajador en su empresa, se alcanzaba con cuatro horas de trabajo al día y no más.

Lo anterior está basado en un principio científico. La ciencia ha demostrado que nuestro cuerpo y nuestra mente, trabajan mejor, es decir, son más eficaces, cuando tenemos poco tiempo para desarrollar un trabajo o tarea. Llegándose a demostrar empíricamente, que las personas que trabajan 35 horas por semana , son menos eficaces, que las que lo hacen durante 20 horas.

Para el portal Quartz, la reivindicación por una jornada laboral de cuatro horas al día, parte del año 1932. Los idearios de esta teoría fueron los filósofos Russel y Sendhil Mullainathan. Ambos se centraron en la idea de que al tener poco tiempo ara desarrollar un trabajo, el cuerpo libera picos de energía, que posibilitan la realización del trabajo en un menor tiempo.

Pero claro, para poder adaptar nuestras circunstancias laborales actuales a unas circunstancias de cuatro horas diarias, pero teniendo que hacer lo mismo, nuestro esquema de trabajo tendría que cambiar y estar más organizado. La periodista  Brianna Wiest, a través de la revista ‘Forbes, nos da una serie de pautas a seguir:

  1. Centrarse en lo importante
  2. Tener cuidado con la multitarea
  3. Evitar al máximo las distracciones
  4. Delegar tareas y funciones todo lo que sea posible
  5. Crear una rutina antes de iniciar el día
  6. Intenta rentabilizar al máximo cada hora de trabajo

Por tanto estamos ante una corriente que apuesta por la calidad del trabajo, no por la cantidad. Esta corriente, cree que además de incrementarse la productividad en las empresas, se obtendrían múltiples beneficios. Entre ellos estaría, una mejor conciliación de la vida laboral y familiar, una mayor creación de empleo e incluso se reduciría la contaminación ambiental.

 

 

Noticias Recomendadas

Leave a Comment

You may also like