El mensaje de un médico indignado: “saludos a los del botellón, a los del ansia viva por el copazo arrejuntado y el terracismo pegadito…..”

Fernando de la Calle es el médico indignado, quien ha dejado un importante mensaje por la red social Twitter. De la Calle se desenvuelve como médico en el hospital La Paz Carlos III, trabaja en la unidad de enfermedades tropicales. Expresó su descontento luego de trabajar por más tiempo del que debía y ser testigo presencial de las graves consecuencias de los rebrotes del covid-19.

A los jóvenes también les afecta

Dentro del mensaje se lee que sale tres horas más tarde. Tres horas en las cuales tuvo que atender pacientes contagiados por covid-19, siendo la mayoría de ellos jóvenes; los cuales llegaron en un estado grave.

Es por eso que el médico Fernando de la Calle dio de que hablar. Al escribir que saludaba a los del botellón y a todos aquellos que vivían disfrutando del ocio nocturno. Así como también los que se la pasaban dentro del círculo de besuqueo, achucho y compartir botellas.

La educación sanitaria debe implementarse

Minutos después deja otro tweet donde expone que no es quien para juzgar. Aparte que tampoco lo hizo incriminando o señalando. Todo lo contrario, que todos los que lo siguen por la red social; tomen conciencia, para que comiencen a educarse sobre el tema. Comiencen a difundir el mensaje.

De la Calle dice que si no se presta atención a la acción o inacción de ciertas conductas que pueden ser un foco de contagio. Entonces el cambio y el control de la pandemia no podrán lograrse.

Los jóvenes también se complican

Fernando de la Calle busca explicar que a pesar de que la tasa de mortalidad cuenta con aspectos que no varían, uno de ellos es que las personas mayores son las que se encuentran más propensas a morir por el virus.

Se deja de lado el hecho de que los jóvenes pueden sufrir complicaciones, que al igual que las personas mayores deben cuidarse. Las enfermedades más comunes en los jóvenes son tromboembolismos pulmonares, dificultades respiratorias, con dos semanas hospitalizados. Por si fuera poco pueden ser un agente de contagio y seguir propagando el virus a personas más vulnerables.

Este punto es el más preocupante, que los jóvenes salgan, se contagien y transmitan el virus a sus padres o a sus abuelos. Es allí donde se debe tomar conciencia.

Leave a Reply